Érase una vez en Tarragona: una familia, una hipoteca, una enfermedad, un banco y una subasta

DIARI de TARRAGONA En la calle por no poder pagar la hipoteca, À. Juanpere

En enero de 2006, Belén y su marido Miguel Ángel compraron a una agencia inmobiliaria un piso de 65 metros cuadrados en la calle Montblanc de Torreforta. En aquella época, el esposo trabajaba de encofrador y ganaba unos 2.000 euros al mes

Belén, hijo y Miguel Ángel, una familia del barrio de Torreforta (Tarragona)

La enfermedad

A los seis meses de tener casa propia el marido enfermó. En un plazo de tres meses pasó en dos ocasiones por el quirófano. En la segunda intervención le dañaron un nervio de la pierna, por lo que está a la espera de ser operado nuevamente.

Al principio de cobrar la baja recibía unos 1.000 euros mensuales, lo que les daba todavía para pagar entre 500 y 600 euros de la hipoteca. En dos ocasiones se pusieron al día de los pagos. Cuando tenía pendiente el pago de 200 euros le bloquearon la tarjeta de crédito. Al mes siguiente, en abril del año pasado, quiso ingresar 500 euros en la libreta de ahorros y ya no le dejaron.

Asegura que el banco le exigía el pago de los 1.000 euros que debía. Pero la familia no podía hacer frente a esa cantidad. El día que tenían que operar a su marido, ella habló con el director de la sucursal para poder ampliar el plazo de pago de la hipoteca. Se lo negaron