La estupidez de no pagar la hipoteca y seguir viviendo en España

Estos años, en la calle, todos sabían más que yo. Ni puñetero caso, oiga, cuando les advertía que no era momento de hipotecarse. O de reunificación de deudas.

Más aún, con las negrísimas perspectivas para la economía española y la escasa bajada de precios en el sector inmobiliario (sostenido por los bancos porque les sale más a cuenta que la morosidad, con el Banco de España mirando para otro lado), lo mejor por ahora son viviendas en alquiler antes de caer bajo el yugo hipotecario por décadas.

Hipotecas.¡Sonría! El precio de la vivienda está bajando.

Muchos inmigrantes, sin nada que perder, simplemente se largan a su país, donde no suele llegar la mano de los bancos españoles.

 

Subastas Judiciales ¿Dejo de pagar la hipoteca?

Los intereses de demora comienzan a correr desde el minuto uno y siguen sumando hasta el final del proceso y son elevados, muy elevados, oscilando entre el 18% y el 29%

Si el banco no ha conseguido saldar la deuda, aún puede embargar el resto de tus propiedades o de las propiedades de tus avalistas ¡¡¡SORPRESA!!!, presentes o futuras, hasta que el total de la deuda haya sido saldado…

Leer más de esta entrada

Si las eléctricas españolas están apuradas para financiarse…

Dejadlos: son ciegos guías de ciegos;
y si el ciego guiare al ciego,
ambos caerán en el hoyo. Mateo 15, 14

EXPANSIÓN La subasta eléctrica cae víctima de la crisis bancaria  por M.A. Patiño

…La CNE, que ha hecho lo indecible por sacar la subasta adelante (mejorando las condiciones de garantía de la deuda, o diseñando un mecanismo de adjudicación novedoso y más eficiente), se vio obligada ayer a reconocer que el “estrangulamiento de la liquidez” y una falta de mercado para la mayoría de los productos financieros, ha conducido a un “cierre práctico” de los mercados y a una “extrema dificultad” para los potenciales participantes en conseguir financiación.

..Para evitar que el agujero crezca, Industria tendrá que intentar recortar costes del sistema eléctrico (aminorando derechos de emisiones de CO2, algo que han denunciado las eléctricas), o, sencillamente, tendrá que subir drásticamente los ingresos (subiendo las tarifas eléctricas).

Érase una vez en Tarragona: una familia, una hipoteca, una enfermedad, un banco y una subasta

DIARI de TARRAGONA En la calle por no poder pagar la hipoteca, À. Juanpere

En enero de 2006, Belén y su marido Miguel Ángel compraron a una agencia inmobiliaria un piso de 65 metros cuadrados en la calle Montblanc de Torreforta. En aquella época, el esposo trabajaba de encofrador y ganaba unos 2.000 euros al mes

Belén, hijo y Miguel Ángel, una familia del barrio de Torreforta (Tarragona)

La enfermedad

A los seis meses de tener casa propia el marido enfermó. En un plazo de tres meses pasó en dos ocasiones por el quirófano. En la segunda intervención le dañaron un nervio de la pierna, por lo que está a la espera de ser operado nuevamente.

Al principio de cobrar la baja recibía unos 1.000 euros mensuales, lo que les daba todavía para pagar entre 500 y 600 euros de la hipoteca. En dos ocasiones se pusieron al día de los pagos. Cuando tenía pendiente el pago de 200 euros le bloquearon la tarjeta de crédito. Al mes siguiente, en abril del año pasado, quiso ingresar 500 euros en la libreta de ahorros y ya no le dejaron.

Asegura que el banco le exigía el pago de los 1.000 euros que debía. Pero la familia no podía hacer frente a esa cantidad. El día que tenían que operar a su marido, ella habló con el director de la sucursal para poder ampliar el plazo de pago de la hipoteca. Se lo negaron