El Tribunal Constitucional de la Partitocracia que libra a los Albertos, amigos del Rey Juan Carlos I, de la prisión

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. Artículo 14

Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

 

EL CONFIDENCIAL Cinco jueces con gabardina

Los Albertos, Tribunal del Constitucional: Pascual Sala, Vicente Conde, Elisa Pérez Vera, Guillermo Jiménez y Eugeni Gay

Pascual Sala, Vicente Conde, Elisa Pérez Vera, Guillermo Jiménez y Eugeni Gay

El milagro lo han obrado dos magistrados ‘progresistas’: el ex presidente del Tribunal Supremo y del Poder Judicial, Pascual Sala, y la catedrática Elisa Pérez Vera; dos ‘conservadores’: Guillermo Jiménez y Vicente Conde, y, para que haya de todo, un hombre vinculado a la democracia cristiana pero algo más escorado a la izquierda: el abogado Eugeni Gay

Una estrategia cocinada

Los más escépticos sobre la calidad del sistema democrático sostienen, sin embargo, que la polémica sentencia del TC no es más que el corolario lógico de una estrategia cocinada en los fogones del Poder (con mayúsculas) encaminada a librar a Cortina y Alcocer de prisión. Esta sería la secuencia de los hechos.

Leer más de esta entrada

Ana María Matute, ganadora del Nacional de las Letras. Olvidado Rey Gudú (1996).

Entrevista (1998). “Yo me he caído de alguna galaxia”.

Cuando llega la noticia de que un niño ha matado a otro, ¿qué piensa?
Ana María MatuteMe da pena, porque significa que no hemos avanzado nada. Siempre ha habido niños que han matado. Estamos como en el siglo X.

Como en “Olvidado Rey Gudú”, su última y muy vendida novela.
Las ideas y las ideologías pasan y mueren. Lo que no cambia son los sentimientos: el ansia de poder, la envidia, los celos, el odio, el amor… Son hoy igual que en el siglo X, y todo eso está en mi novela, con forma de cuento de hadas.

Aunque con personajes más brutos.
Ay, hijo, ¿no conoces tú hoy a gente de apariencia muy fina pero que son bestias increíbles? Yo sí, yo sí, yo sí.

 

A mi costado, su gran obra, Olvidado Rey Gudú [Wikipedia ES], que tardó veinticinco años en escribir. Publicarse y comprarlo.

Leer su obra y querer su persona es todo uno. Mis felicitaciones sinceras, maestra.

OLVIDADO REY GUDÚ: Primera Parte. Los Margraves. 4.

Una y otra vez a lo largo de su vida, cuando el recuerdo le atormentaba, Sikrosio se decía: “¿Qué hice, qué pudo ocurrirme tras ver al dragón? Yo vi a los piratas, sus trenzas rubias y rojas al viento; saltaban por la borda, caían al agua…”. Y el recuerdo se ceñía entonces a un chocar rítmico de algo duro contra el agua, y luego su reconocimiento del golpe de los remos, que nunca viera hasta entonces. La vela listada, flamante, avanzando detrás de la enramada negra, surgiendo del mundo misterioso del río. Y después, después, ¿oyó en verdad el grito salvaje, gutural, el brillo de las rodelas al sol, cada una en sí misma un sol refulgente, obligándole a cerrar los ojos? ¿Y la monstruosa dulzura, y su caída a una región de niebla y oscuridad, sin apenas conciencia de sentirse vivo, ni muerto, ni herido…? Nunca sabría si había dormido o no, aunque, más tarde, su padre le gritara, casi enfurecido, que no se había dormido, que jamás los vio, que nunca pudo verlos. ¿Se había dormido? ¿Cómo podía haber dormido allí, bajo sus pisadas, y despertar sin un rasguño, como si en verdad se hubiese tratado de un insecto o un reptil, en vez de un joven armado?

Leer más de esta entrada