De la inexistencia de España. Capítulo I. Una encrucijada histórica.

Anotado el 24.07.2006

  1. ¿EXISTIREMOS MÁS ALLÁ DE LOS NÚMEROS?
  2. LIBERTAD E IDENTIDAD HIPOTECADAS A LA NUEVA GEOGRAFÍA DEL PODER MUNDIAL
  3. RIESGOS DE UNA EXISTENCIA MERAMENTE VIRTUAL

¿Existe todavía España?…

¿Cuándo comenzó a desaparecer España, si es que alguna vez llegó a ser Ella misma?

El carro de heno, por El BoscoJuan Pedro Quiñonero, en este capítulo de presentación de “De la inexistencia de España”, nos anticipa, veladamente, la tesis sobre la que estructura su obra (a tener presente la fecha de publicación: 1998): la desvertebración de lo que conocemos como España, pasada, presente y futura. Pasada, por nuestra turbulenta y convulsa historia, rica en enfrentamientos civiles. Presente, por la incompleta transición hacia el modelo de estado autonómico. Futura, por la omnipresente, ya, globalización.
Leer más de esta entrada

De la inexistencia de España. Índice de capítulos de la obra.

Anotado el 24.07.2006

I. UNA ENCRUCIJADA HISTÓRICA

1. ¿EXISTIREMOS MÁS ALLÁ DE LOS NÚMEROS?

2. LIBERTAD E IDENTIDAD HIPOTECADAS A LA NUEVA GEOGRAFÍA DEL PODER MUNDIAL

3. RIESGOS DE UNA EXISTENCIA MERAMENTE VIRTUAL

II. EL ESTADO, INCAPAZ DE CREAR UNA CASA COMÚN

ROSALÍA DESCUBRE UNA REALIDAD PROSCRITA

III. UN ORIGEN MAL ESTUDIADO DEL ALEJAMIENTO EUROPEO DE ESPAÑA

LARRA DESCUBRE EL ORIGEN CAINITA DE LA POLÍTICA

IV. 1789-1989: ANTECEDENTES DE UNA GUERRA ESPIRITUAL MUNDIAL

1. JOVELLANOS y COSTA TEMEN LAS CONSECUENCIAS DE LA DESORGANIZACIÓN MORAL

2. APARICIÓN y DESAPARICIÓN DEL PUEBLO

3. OLAVIDE y EL TERROR IDEOLÓGICO MODERNO

Leer más de esta entrada

De la inexistencia de España. Presentación.

Anotado el 24.07.2006

De la inexistencia de España, por Juan Pedro Quiñonero. Editorial tecnos, 1998. Portada.Por fin tengo en propiedad el libro “De la inexistencia de España” de Juan Pedro Quiñonero. Es increíble, penoso, que todavía queden ejemplares de la edición de 1998, la única que se realizó. Dice mucho del páramo cultural español y, tal vez, del cainismo reinante en el sector de la crítica, me digo.

21,50€. Un poco de suciedad acumulada o del transporte -paradigma del maltrato inmemorial a la cultura en nuestras Españas- eliminada con un paño húmedo, en mi casa, por mí.

En cuanto termine la lectura de “Retrato del artista en el destierro”, del mismo autor, tengo la intención de crear una bitácora específica donde comentar capítulo a capítulo tan magna obra (en mi parecer).

Si no estuviese plenamente convencido de su trascendencia, calidad, maestría… no daría tal paso.

Leer más de esta entrada

Issuu.com, red social de PDF como revistas virtuales

Buscando alternativas a edocr/maty y a scribd/maty, he descubierto este servicio gratuito. Dos problemas detectados: la imposibilidad del uso de la “ñ” en las etiquetas, a pesar de que se seleccione el español como lengua del documento y no compartir en abierto el directorio de documentos. Si alguien sabe de otros servicios similares, que deje un comentario.

 

http://static.issuu.com/webembed/viewers/style1/v1/IssuuViewer.swf

ImagenImagenImagen

La destrucción espiritual de España como antecedente de la Cataluña nacionalista excluyente actual. Albert Boadella.

DE LA INEXISTENCIA DE ESPAÑA, por Juan Pedro Quiñonero (1998)

IX. El siglo de oro y la destrucción espiritual de España.

     4. Quevedo y la Agonía de España, páginas 270-271

Juan Pedro QuiñoneroContra esa plaga del espíritu que une el destino apestado y apestoso del pequeño artesano cordobés, el campesino murciano o el comerciante castellano con el banquero genovés, Quevedo aconseja a su rey medidas expeditivas:

Quemar y justiciar los judíos solamente será castigo. Quemar y hacer polvo su caudal, romper los asientos, será remedio.

La Execración explica, razona y justifica la destrucción espiritual de España y los españoles en estos términos:

Dice que los judíos, por su propia culpa, están sujeros a perpetua esclavitud. […] Vea V.M.: si el mantenimiento que les fiamos le roen, si el regazo en que los abrigamos le envenenan, si el seno donde los recogemos le abrasan, ratones son, Señor, enemigos de la luz, amigos de las tinieblas, inmundos, hidiondos, asquerosos, subterráneos. […] Sus uñas depedazan la tierra en calabozos y agujeros, sus dientes tienen por alimento todas las cosas, o para comerlas o para destruirlas. […] Sierpes son, Señor, que caminan sin pies, que vuelan sin alas, resbaladizos, que disimulan su estatura anudándola, que se vibran flecha y arco con su lengua en los círculos sinuosos de su cuerpo, que se encogen para alargarse, que pagan en veneno desentomecido el abrigo que se les da. Fuego son que pagan en veneno desentomecido el abrigo que se les da. Fuego que paga la vecindad en incendios y la acogida en ceniza, que de pequeña centella crecen en hoguera, que tratados queman y vistos deslumbran, consentidos consumen y apagados ahúman y siempre con inquietud se dan priesa a consumir lo que los alimenta.

Leer más de esta entrada