Meneame: continúa la censura cainita de los seguidores del PSOE, que ni sube ni baja ni está quedo

Meneame.net ¿Qué te vas a comprar con los 400 euros prometidos por el Psoe?

Meneame: ¿Qué te vas a comprar con los 400 euros prometidos por el Psoe?

 

Historia Relacionada

 


 

Serenity Markets Al cierre. El señor Francisco de Quevedo que ni sube, ni baja, ni está quedo

Leer más de esta entrada

La destrucción espiritual de España como antecedente de la Cataluña nacionalista excluyente actual. Albert Boadella.

DE LA INEXISTENCIA DE ESPAÑA, por Juan Pedro Quiñonero (1998)

IX. El siglo de oro y la destrucción espiritual de España.

     4. Quevedo y la Agonía de España, páginas 270-271

Juan Pedro QuiñoneroContra esa plaga del espíritu que une el destino apestado y apestoso del pequeño artesano cordobés, el campesino murciano o el comerciante castellano con el banquero genovés, Quevedo aconseja a su rey medidas expeditivas:

Quemar y justiciar los judíos solamente será castigo. Quemar y hacer polvo su caudal, romper los asientos, será remedio.

La Execración explica, razona y justifica la destrucción espiritual de España y los españoles en estos términos:

Dice que los judíos, por su propia culpa, están sujeros a perpetua esclavitud. […] Vea V.M.: si el mantenimiento que les fiamos le roen, si el regazo en que los abrigamos le envenenan, si el seno donde los recogemos le abrasan, ratones son, Señor, enemigos de la luz, amigos de las tinieblas, inmundos, hidiondos, asquerosos, subterráneos. […] Sus uñas depedazan la tierra en calabozos y agujeros, sus dientes tienen por alimento todas las cosas, o para comerlas o para destruirlas. […] Sierpes son, Señor, que caminan sin pies, que vuelan sin alas, resbaladizos, que disimulan su estatura anudándola, que se vibran flecha y arco con su lengua en los círculos sinuosos de su cuerpo, que se encogen para alargarse, que pagan en veneno desentomecido el abrigo que se les da. Fuego son que pagan en veneno desentomecido el abrigo que se les da. Fuego que paga la vecindad en incendios y la acogida en ceniza, que de pequeña centella crecen en hoguera, que tratados queman y vistos deslumbran, consentidos consumen y apagados ahúman y siempre con inquietud se dan priesa a consumir lo que los alimenta.

Leer más de esta entrada