La penúltima traición del PSC-PSOE de Navarro y Rubalcaba a la Constitución Española y a los catalanes no nacionalistas

lavozdebarcelona.com Era mentira Daniel Tercero

“Permitiremos, así, que usted y su socio saquen adelante su pacto. Nuestro partido no pondrá palos en las ruedas, ni uno. No nos opondremos, nos abstendremos”. Son palabras pronunciadas por Pere Navarro durante el debate de investidura de Artur Mas (CiU). De esta manera, el líder del PSC ha anunciado que su partido dará un paso atrás a la hora de oponerse en todas y cada una de las propuestas sobre el referendo secesionista ilegal que tienen previsto convocar CiU y ERC en 2014.

Es una buena noticia. Por fin, el PSC dejará de marear la perdiz y los ciudadanos tomarán buen nota, si no lo han hecho ya. Era el penúltimo paso que le quedaba por dar a la dirección socialista de Cataluña. El último lo darán en enero, cuando vayan a por el protocolo que mantienen con el PSOE y que les permite respirar con ayuda mecánica. Insisto. Es una muy buena noticia. ¿Para qué seguir sufriendo?…

Hasta ahora, la posición del PSC en el tema del bilingüismo en la escuela (en contra de que el español sea también, junto al catalán, lengua vehicular) o en la defensa de la reforma de la Constitución para hacer residual al Gobierno en Cataluña eran piedras en el zapato de Navarro. A partir de ahora, estos temas y el de la abstención del PSC en un tema tan nuclear como el órdago secesionista de Mas-Junqueras son problemas para el secretario general del PSOE