Totalitarismo en Cataluña: el CAC silencia a COPE en Lérida y Gerona

Una prueba más del componente totalitario que anida en el nacionalismo excluyente catalán: ataque a la libertad de prensa amparado en el marco legal oportunamente aprobado meses atrás por el gobierno del PSOE de Zapatero.

¿Se oirán los voces de tanto periodista profesional español progresista a los que se les llena la boca con la libertad de prensa y de expresión?

 

CADENA COPE El CAC arrebata a la Cadena COPE dos de sus frecuencias en Cataluña para enmudecer nuestra voz en Lérida y Gerona

El Consejo Audiovisual de Cataluña, dependiente del Gobierno tripartito de la Generalitat de Cataluña, ha arrebatado a la Cadena COPE dos de sus frecuencias en esa Comunidad Autónoma.

Concretamente la frecuencia modulada de Lérida capital (99.7 FM) y la frecuencia modulada de Gerona capital (97.4 FM), adjudicándoselas a otros dos operadores.

Con esta decisión, el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) consigue una de sus obsesiones, reducir la voz y la presencia de la Cadena COPE en Cataluña, al menos en las provincias de Lérida y Gerona.

Leer más de esta entrada

El oasis catalán: la omertá cómplice del nacionalismo para el dominio social

Bye, bye, Spain ¿Qué es el oasis catalán?

Sobre todo y en primer lugar es oscuridad, silencio, omertá. Complicidad. Es tapar los trapos sucios de una clase politica que solo actúa en función de sus propios intereses. Es la peor forma de corrupción

Iniciativa Socialista Para entender el oasis catalán  Joaquim Pisa

La identificación entre catalán y nacionalista, principal aportación ideológica del pujolismo a la política catalana -“soy catalán y por eso voto al partido catalán”, suelen decir sus seguidores-, constituye el corazón mismo de una política hegemonista de clase, y cuya función como instrumento de dominación social vamos a intentar aclarar aquí…

A efectos prácticos, tal identificación entre país e ideología nacionalista ha comportado una segunda y peor confusión, a saber: la existente entre la organización política que encarna esa propuesta ideológica y la propia estructura de gestión administrativa autonómica de Catalunya. Es así que la Administración pública catalana es hoy mero ejecutor de los sueños, las fantasías y los delirios de la opción política que la gestiona, y simultáneamente, generoso pesebre en el que se alimentan sus deudos

LIBERTAD DIGITAL Añoranza de Cataluña  Juan Carlos Girauta

…Si uno escribe, verá su obra publicada y distribuida. Si no, tendrá al menos la confortable sensación de pertenencia. Pertenencia a un sujeto colectivo tan generoso, atractivo y absorbente que, si uno es catalán, o simplemente está en Cataluña e intuye el funcionamiento de ciertos códigos (porque se dedica a algo relacionado con la cultura, el intelecto, las artes o los medios de comunicación; por ejemplo, un corresponsal extranjero), se da por hecho, sin más, que es uno de los nuestros.

Pertenencia que no se refiere a pagar impuestos en Cataluña, o a colaborar al crecimiento de su PIB, o a tener la vecindad civil, datos sin mayores consecuencias. Lo decisivo es compartir una Weltanschauung. Que las opiniones sobre una larga lista de asuntos no se muevan demasiado de una aceptable franja. Todo en el terreno del sobreentendido y gracias a una infinita generosidad ambiental, pues no es necesario demostrar ni afirmar nada en absoluto, en ningún sentido. Sólo arriesga quien se pronuncia. Es la famosa complicidad, en la acepción que le dan los locutores de televisión y, si se tercia, también en la acepción estricta.

Más en

Una buena noticia: hundimiento del oasis periodístico catalán

Tengo una mala noticia no fue de casualidad
yo quería que nos pasara… y tú, y tú
lo dejaste pasar
  -Julieta Venegas-

El Confidencial Crisis de identidad en la prensa catalana  Alfons Quintà

Cabeceras históricas de la prensa catalana, como el Avui, Punt Diari, El Periódico, La Vanguardia, etcétera, lo están pasando realmente mal. Los medios de comunicación tradicionales están en fase de declive, paralela al auge de los medios digitales. Sin embargo, en Cataluña reviste caracteres específicos, que la convierten en mucho más grave.

Se dan pérdidas de difusión y de publicidad, jubilaciones anticipadas, reducción de plantillas, subvenciones monumentales (que no pueden mantenerse), abundancia de empresas públicas de comunicación (con grandes en costes y enormes pérdidas), existencia de una televisión autonómica que es la segunda empresa de comunicación con más pérdidas de España (y en pérdida constante de audiencia), imposición de la reducción de sueldos de los profesionales y otros dramas. Todo ello acredita la existencia y gravedad del tema.

Hasta hace pocos años, en el vocabulario político catalán se había acuñado la expresión “ámbito catalán de comunicación”. Era usada para hacer ver que, a la sombra del poder autonómico, la comunicación social podía resultar idílica. Hoy ya se puede afirmar que ha acaecido todo lo contrario…

Historias Relacionadas