Reivindicación a cuenta del Manifiesto

CONSTITUCION ESPAÑOLA (ley LSSIce)  =  mordaza inconstitucional  =>  DIA 12 PROTESTA

En el ya lejano 2003, una vez que Kriptópolis tiró la toalla de la protesta contra la LSSI del PP de Aznar, ésta continuó en la Antigua NAUTOPIA: Privacidad, Seguridad y Libertades Civiles.

Tiempo después, con la LSSIce del PSOE de Zapatero, la protesta fue retomada en el Antiguo Nauscopio.

Antiguo Nauscopio: Otras portadas alternativas (LSSI, LSSIce, día 12 del mes)

Los años pasan y sólo algunos miembros, muy pocos, de aquella extinta comunidad basada en la vieja web personal MATY: Seguridad y Privacidad, continúan en activo en la red.

Cuando uno se guía por principios y valores tales como la defensa de las Libertades Civiles, la ideología no empaña su quehacer en la red, a diferencia de tantos otros que guardaron silencio cómplice con la llegada de Zapatero.

Monstruo de las Galletas (Cookie Monster) cumple 40 años, mi avatar sólo 8

Monstruo de las Galletas (Cookie Monster), avatar identificativo de matyAllá a finales de mayo del 2001 adopté el nick/apodo de maty para mi identificación en la Internet visible. Poco tiempo después adopté el avatar del monstruo de las galletas, el cual fue posteriormente estilizado/modernizado por polímero (desde Chile).

Wikipedia ES Monstruo de las Galletas

El Monstruo de las Galletas (en inglés, Cookie Monster), también conocido como “ComeGalletas”, Triqui o Lucas, uno de los personajes del programa educativo infantil llamado Barrio Sésamo en España y Plaza Sésamo en Hispanoamérica. Es uno de los personajes más populares entre los niños, por lo que se ha convertido en icono principal de este programa educativo, famoso por su voraz apetito y sus típicas frases: “¡Quiero galleta!”, “¡Comer galleta!”, y “Ñam nam ñam nom” (mientras tiene la boca llena)

Mi primer escrito tuvo lugar a los pocos días, inicialmente para los foros de software de Meristation, en versión html.

Método “maty” para la Creación de Contraseñas Seguras, en la Antigua Nautopía

En el ya lejano 2003, en mi etapa en la Antigua Nautopía, expliqué cómo crear contraseñas seguras en el manual de uso del programa PINs (funciona perfectamente en XP) escrito por Wolffete.

Pasan los años y los españolitos siguen mirándose en el ombligo, no importándoles la privacidad ni la seguridad, país.

Creación de Contraseñas Seguras (por maty), en el manual de PINS de la Antigua Nautopía

Nautopía, Nauscopio… Nauscopía

Nautopía

Nautopía, sin duda la más completa y activa bitácora sobre privacidad, seguridad y libertades civiles en la red. La inclusión de Nautopía en esta sección me hace pensar si no será hora de clausurarla e integrar aquellas bitácoras interesantes en Sitios de la red. Nautopía no era una bitácora; ahora utiliza un sistema de publicación creado para desarrollar bitácoras y ellos mismos se autodenominan como weblog. Como venimos diciendo, la frontera entra bitácora y otro tipo de publicación cada vez, y por suerte, se difumina más y uno ya duda muchas veces sobre qué se puede considerar una bitácora y qué no. Veremos.

Libro de Notas, Marcos Taracido

 

Nauscopio

Instrumento marítimo que sirve para descubrir navíos que se hallan a una gran distancia.

 

Nauscopía

Exapamicrón Nauscopía, la explicación científica de los buques fantasmas

Aún en pleno siglo XVIII, con su explosión de racionalidad, los buques fantasmas gozaron de buena salud; la historia de Van der Straaten, un pirata holandés célebre por su crueldad, originó tal vez la historia wagneriana del Holandés Errante; un sinnúmero de denuncias sobre apariciones extrañas o inexplicables en alta mar, se repitieron todo a lo largo del “siglo de las luces”, y se realizaron entonces los primeros intentos de buscar explicaciones lógicas para estos fenómenos.

Una de las más curiosas, a este respecto, fue la aportada por un viejo marino francés llamado Bottineau; este demostró ser capaz de adivinar la cercanía de barcos uno o dos días antes de que fuera posible verlos; y de este curioso poder, infirió que la mayoría de los buques fantasmas que aparecían y desaparecían, eran solamente visiones de embarcaciones reales, que surcaban mares lejanos, pero que en virtud de fenómenos ópticos aún desconocidos, eran vistos por hombres situados a mucha distancia. Llamó a su método de análisis de estos fenómenos, la nauscopía, y sus tesis recibieron en la Francia revolucionaria el apoyo de prestigiosas figuras, entre las cuales se contaba Jean-Paul Marat.

Revista: Nueva Historia nº 25 – Febrero 1979
El misterio de los buques fantasmas, Lincoln E. Maiztegui Casas

Siete años no son nada. Nicholas Carr: otra forma de pensar.

Interesantísimo artículo de Nicholas Carr en el que me he sentido identificado. Soy consciente de dicho fenómeno desde mucho antes, pues ya en julio del 2001 decidí que las anotaciones debían tener un aspecto de apuntes de estudio para facilitar su lectura, evitando las palabras superfluas, utilizando un lenguaje directo. El colorido excesivo de los inicios dio paso al uso intensivo de negrita, cursiva y cita.

MATY: Seguridad y Privacidad, la web de la que nació la extinta comunidad de seguridad NAUTOPIA.En estos años, otras bitácoras han ido apostando por la edición enriquecida, mas no así la generalidad de los medios de (in)comunicación con soporte papel amén del digital.

Digerir tanta información provoca agotamiento mental, que suelo padecer cada cierto tiempo, bajando la frecuencia de creación de contenidos propios, como muchos han podido constatar.

Conviene levantar el pie del acelerador de vez en cuando y prestar más atención a la vida física.

 

PD 24/7 -> La Ventana ¿Qué le está haciendo Internet a nuestros cerebros?, por Nicholas Carr

…Cuando les menciono mis problemas con la lectura a amigos y conocidos —la mayoría de ellos hombres de letras— muchos dicen estar experimentando algo similar. Mientras más usan la Red, más tienen que luchar para concentrarse en escritos largos. Algunos de los bloggers que sigo también han comenzado a mencionar el fenómeno. Scout Karp, quien escribe un blog sobre los medios de difusión en línea, confesó hace poco que ha dejado por completo de leer libros. “Hice el master en literatura en la universidad y era un voraz lector de libros —escribió—. ¿Qué ha pasado?” Y especula la respuesta: “¿Y si todo lo que leo es en la red, no se debe a que la forma en que leo haya cambiado, o sea, que esté sólo en busca de comodidad, sino porque mi forma de PENSAR ha cambiado?”