Luis Pineda (Ausbanc), el nuevo censor en internet, demanda judicialmente a Rankia

Rankia Rankia demandada por Ausbanc Consumo

Luis Pineda, el censor de RankiaLuis Pineda Salido y la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc Consumo) han presentado una demanda contra Rankia S.L. y Miguel Arias, «como moderador del foro de Rankia», sobre derecho al honor y a la intimidad personal. Nos acusan de una «campaña difamatoria» contra Ausbanc y Luis Pineda. También hablan de «falta absoluta de diligencia profesional en atender la legalidad de los comentarios vertidos en esta página web, lo que ha permitido hasta ahora impunidad con que se ha actuado por parte de miembros de la comunidad virtual».

Nos reclaman la estratosférica cantidad de 337.680 euros (84.420 euros a cada demandado y para cada uno de los dos demandantes) incrementada con el triple de los ingresos obtenidos desde que (en su opinión) empezaron los ataques, la publicación de la sentencia en varios medios, eliminación de mensajes y pago de las costas.

Estamos citados para las medidas cautelares en el Juzgado de Primera Instancia nº 42 de Madrid el viernes 14 de diciembre.

Leer más de esta entrada

«Al infinito y ¡más allá!» ¿BuzzLightyear? No, Luis Rivera

En el bosque Mirando el infinito y Nadie, Luis Rivera

Luis Rivera

El infinito es siempre uno más: por eso no estremece su vastedad, la que nunca se ve. El infinito, de existir, es un día más, otro ciclo, una primavera, un poco de barba cerrada por la que pasar la máquina, una arruga y un kilo de más, otro amanecer, un plato de comida, páginas de libros y el mismo paisaje adormecido, el mismo paisaje que retorna; nunca el mismo paisaje, mudando el color, asomando la hierba, acariciando el viento la copa del árbol que siempre es otra copa, una y mil copas del mismo árbol a lo largo del día. Decir del infinito cualquier cosa es no decir verdad, seguro equivocarse. No se puede abarcar, dicen: y es mentira. Imaginarlo es imposible, dicen: y es mentira. Para imaginar el infinito basta cerrar los ojos y dejarse ir al territorio interior del pensamiento, culebreando a su antojo entre los pliegues de un cerebro que imagina lo inimaginable: el infinito es una música hecha de un silencio soportable, percibida, sí, pero irrepetible…