NO MERECEMOS UN GOBIERNO QUE NOS MIENTA VI: el nº de altos cargos y asesores crece un 21% en el gobierno del PSOE de Solbes y Zapatero

Los partidos aspiran a alcanzar el gobierno, sea el que sea, para utilizarlo como instrumento para colocar a los amigos -del partido o no-, a cargo del dinero de todos. Y los seguirán votando, país.

 

ABC.es Los altos cargos y asesores del Gobierno se disparan un 21 por ciento desde 2004, por Mariano Calleja

El viejo refrán «Dime de qué presumes…» parece pensado muchas veces para los políticos. Cuando José Luis Rodríguez Zapatero ganó las elecciones por primera vez, en marzo de 2004, prometió que la «austeridad» sería una de las señas de identidad de su Gobierno. Luego lo plasmó por escrito, en 2005, en el Código del Buen Gobierno. Y hace pocas semanas, tras ganar de nuevo en las urnas, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, anunció a bombo y platillo que el nuevo Gobierno destacaría por su «eficacia y austeridad». Lo primero está por demostrar en esta IX Legislatura, pero lo segundo no puede estar más lejos de la realidad. Los números, y los datos oficiales, cantan, y no dejan en muy buen lugar los propósitos teóricos del Gobierno.

 

Un repaso exhaustivo de la estructura orgánica de los ministerios ofrece como resultado un total de 453 altos cargos y asesores en el Ejecutivo de Zapatero. Si tenemos en cuenta que en 2004 eran 374, la diferencia en sólo cuatro años es de 79 altos cargos y asesores más, un incremento del 21 por ciento. Zapatero también supera al Gobierno de Aznar de 1996 (341 altos cargos y asesores) y al del año 2000 (388). El «Código del Buen Gobierno» queda así «derogado» por los mismos que lo aprobaron, al menos en lo que se refiere a la «austeridad».

Leer más de esta entrada

Manifiesto 23 de marzo (Covite – Foro de Ermua – Basta Ya!)

MANIFIESTO 23 de MARZO

Los aquí reunidos representamos a tres movimientos vascos de resistencia contra el terrorismo etarra y por la reivindicación de sus víctimas. Creemos haber acreditado suficientemente nuestro compromiso con la defensa de los valores constitucionales, así como nuestro conocimiento de primera mano de la situación social y política creada en nuestra tierra por la intimidación de los violentos, que ya dura décadas. Entre nosotros hay votantes de distintos partidos. Recogemos así el pluralismo de la sociedad vasca, sin que por ello respondamos a la obediencia ni a las consignas de ninguno. Queremos hacer hincapié en que la contienda electoral entre los diversos partidos, con su legítimo intercambio de críticas y mutuas reconvenciones, enmascara a menudo el problema de fondo de lo que nos jugamos en la lucha para derrotar a ETA. Aunque se trata sin duda de una lacra que afecta a todos los españoles, somos los ciudadanos en Euskadi quienes sufrimos más directa y continuamente no sólo la amenaza terrorista, sino sus efectos en la libertad de expresión, en las campañas electorales, en la información audiovisual, en la educación y en general en la vida cotidiana. No sólo quienes han padecido en carne propia los atentados son víctimas de ETA: también lo hemos sido y lo somos cuantos vemos cercenadas nuestras libertades ciudadanas. Nuestra principal preocupación se resume así: después de que la violencia de ETA haya logrado que cuanto no es radicalmente nacionalista sea difícilmente visible y audible en Euskadi, no queremos que el cese del terrorismo conlleve como premio o consecuencia la consolidación definitiva de esta espuria hegemonía.

Leer más de esta entrada

Un Día de Gran Ignominia para las Personas de Bien

La «foto de las Azores» de Zapatero
Cuando se carece de principios sólidos, el chaos.

«Habéis salido sano y salvo de bajas calumnias, habéis conquistado los corazones. Aparecísteis radiante en la apoteosis de la fiesta patriótica que, para celebrar la alianza rusa, hizo Francia, y os preparáis a presidir el solemne triunfo de nuestra Exposición Universal, que coronará este gran siglo de trabajo, de verdad y de libertad. ¡Pero qué mancha de cieno sobre vuestro nombre -iba a decir sobre vuestro reino- puede imprimir este abominable proceso Dreyfus! Por lo pronto, un consejo de guerra se atreve a absolver a Esterhazy, bofetada suprema a toda verdad, a toda justicia. Y no hay remedio; Francia conserva esa mancha y la historia consignará que semejante crimen social se cometió al amparo de vuestra presidencia.» Yo acuso. Émile Zola. París, 13 de enero de 1898.

 

Historias relacionadas (04.03.2007 13:30)

Leer más de esta entrada