Pesimismo o ejercicio de buena ciudadanía. Conciencia.

Contar la realidad y advertir sobre el negro futuro que nos espera a la mayoría de los ciudadanos españoles no es pesimismo, sino un ejercicio de buena ciudadanía y un deber para con los demás que nos dicta nuestra conciencia.

Será siempre una práctica correcta si se argumenta debidamente, aportando datos y hechos fiables (y contrastables) que lo sustenten.

Es una labor ingrata, cierto, pero ha de hacerse, pues la gran mayoría de los medios de (in)comunicación generalistas españoles han renunciado a ello, salvo para cuando favorecen intereses bastardos (casi siempre), pues la verdad y el servicio público son sus últimas prioridades (y luego se preguntan por qué su negocio comienza a ir tan mal).

Scriptor.org Alejandro Llano: pesimismo aparente, esperanza real en la persona y la sociedad

Pocas actitudes están peor vistas que el pesimismo. Los agoreros, profetas de desgracias, son siempre mal recibidos. Se da por supuesto que hay una especie de avance mecánico hacia logros inéditos. Por eso mismo, lo que menos se perdona a los pesimistas es que el paso del tiempo les dé la razón. Y esto es lo que está sucediendo en la España actual. Una vez comprobado que se han quedado cortos, se les reprocha la ausencia de soluciones positivas en sus apreciaciones de la realidad social. Tienen una carga: la tarea de avizorar el futuro se añade al diagnóstico certero del presente.

Leer más de esta entrada

Educación para la Ciudadanía: ¿IMPOSICIÓN desde el Estado de una ética privada? Tal vez.

Para opinar con rigor

Hasta ahora he evitado pronunciarme sobre la polémica al respecto de la nueva asignatura Educación por la Ciudadanía. Y así seguiré un tiempo, puesto que no he ido directamente a las fuentes para poder opinar públicamente desde el rigor. Sin embargo, gracias mi apreciado JJG Noblejas [Scriptor.org], he llegado a este artículo de Alejando Llano (tan querido a su vez por Montse Doval [Internet Política]) que he decidido compartir contigo, lector.

De anteponer mi visión de la realidad, caería en el sectarismo, que tanto denuncio. En la medida de mis posibilidades, procuro respetar la pluralidad a la hora de seleccionar las referencias y reseñas.

Leed y juzgad, pues se supone sois capaces de pensar por vosotros mismos. ¿O preferís seguir las consignas de otros?

Leer más de esta entrada