Francisco Llinares Coloma y los productos estructurados: Bono a 7 años referenciado a Telefonica y France Telecom

En estos años en la red, he encontrado a bien pocas personas que comparten sus grandes conocimientos con los demás, en asuntos donde la grandísima mayoría sentimos que navegamos en aguas turbulentas, como es el caso de los productos estructurados, tan de moda.

Desde que comenzó a anotar, Francisco no deja de deslumbrar a sus lectores. Creo que, dados los tiempos que corren, es conveniente un buen baño de humildad por nuestra parte y poner en duda ideas previas.

Si no entendemos muy bien un producto, por su complejidad, mejor no operemos con ellos hasta que hayamos aprendido (en ello estoy, y gracias a Francisco evito nuevamente caer en la tentación).

 

Francisco Llinares Coloma Producto referenciado a Telefónica y France Telecom

De vez en cuando analizo uno de estos productos estructurados. A pesar de que parecen muy distintos en realidad todos se parecen mucho. Todos tienen que cumplir unas características obligatorias, de otra forma nunca verían la luz.

Las cosas que tienen todos estos productos en común son:

  1. La gran mayoría de ellos se emiten en el momento menos propicio para el comprador. (Todavía me acuerdo del año 2000 de los productos que enmascaradamente hacían vender PUTS de Terra al cliente, no hace falta que os cuente el desenlace).
  2. En todos ellos sin excepción la entidad emisora y la que los comercializa tienen que ganar dinero seguro, y además cobrable en el momento de la venta.
  3. Todos se parecen en su presentación a las chucherías que hacen el deleite de los niños, pero que luego producen trastornos en la salud debido a la nocividad de sus ingredientes. A primera vista parece un chollo suscribirlos, pero no resisten un análisis pormenorizado (afortunadamente para las entidades una gran parte del público no profundiza mucho y se queda con la primera impresión).