Generales 2008: ley d’Hont, de la bisagra nacionalista al voto útil

Recomendable, una vez más, la lectura del prolijo artículo de Bonhamled sobre nuestro sistema electoral basado en la ley d’Hont.

 

Recuerdos del día de mañana Premisas para un nuevo sistema electoral español

En estos días, tras los resultados de las elecciones del 9m, se oyen muchas quejas y muchas discusiones acerca del sistema electoral español y su forma de mejorarlo.

El método empleado en la transición a la democracia fue elegido para dar igual peso a las zonas urbanas, más pobladas y mayoritariamente de izquierda, y a las rurales, de derecha, también representación a los nacionalistas y que todo ello permitiera una gobernabilidad de un país, España en 1978, con sombras negras en su espalda.

Por si fuera poco, el sistema permitió que los votos nacionalistas/partidos pequeños se convirtieran tarde o temprano en bisagra o gozne sobre el que pivotar la democracia española ya que el sistema desembocaba, cada vez más, en un bipartidismo que no ha sido parado por el cambio de las condiciones y aumento de electores.

Votos por diputado en las elecciones

La ley D’Hont, tremebundo ejercicio matemático, consiguió esta cuadratura del círculo porque su fundamento: Sistema proporcional pero matizado evitaba la atomización y fomentaba la creación de grandes mayorías y su hijo espúreo: el voto útil