Yo también soy Arcadi Espada… para los nacionalistas excluyentes catalanes

DanielTercero.net Declaración de apoyo a Arcadi Espada

La avalancha de amenazas de muerte, insultos y coacciones que ha caído sobre el periodista Arcadi Espada tras ser entrevistado en el diario Avui refleja la delirante intransigencia a la que acaba conduciendo una larga pedagogía del odio. Las premisas irracionales y anti-ilustradas del nacionalismo han sido elevadas a verdades absolutas, a dogmas de fe cuya puesta en duda acarrea el inmediato castigo de la tribu.

El adoctrinamiento en la escuela, el sectarismo en los medios y la ocupación de la sociedad civil han configurado, en la práctica, una sociedad antidemocrática donde se secuestra la soberanía del individuo y se quedan en papel mojado derechos y libertades constitucionales. Un país donde no es posible expresar en público discrepancias con una ley (o con el concepto dominante de nación) sin ser amenazado e insultado, es un país enfermo. Apoyamos plenamente a Arcadi Espada y hacemos nuestra su causa. Somos ciudadanos libres y no nos van a amedrentar. Ejerceremos nuestras libertades guste o no guste al establishment nacionalista catalán.

Barcelona, 26 de marzo de 2009

 

Historias Relacionadas

Una buena noticia: hundimiento del oasis periodístico catalán

Tengo una mala noticia no fue de casualidad
yo quería que nos pasara… y tú, y tú
lo dejaste pasar
  -Julieta Venegas-

El Confidencial Crisis de identidad en la prensa catalana  Alfons Quintà

Cabeceras históricas de la prensa catalana, como el Avui, Punt Diari, El Periódico, La Vanguardia, etcétera, lo están pasando realmente mal. Los medios de comunicación tradicionales están en fase de declive, paralela al auge de los medios digitales. Sin embargo, en Cataluña reviste caracteres específicos, que la convierten en mucho más grave.

Se dan pérdidas de difusión y de publicidad, jubilaciones anticipadas, reducción de plantillas, subvenciones monumentales (que no pueden mantenerse), abundancia de empresas públicas de comunicación (con grandes en costes y enormes pérdidas), existencia de una televisión autonómica que es la segunda empresa de comunicación con más pérdidas de España (y en pérdida constante de audiencia), imposición de la reducción de sueldos de los profesionales y otros dramas. Todo ello acredita la existencia y gravedad del tema.

Hasta hace pocos años, en el vocabulario político catalán se había acuñado la expresión “ámbito catalán de comunicación”. Era usada para hacer ver que, a la sombra del poder autonómico, la comunicación social podía resultar idílica. Hoy ya se puede afirmar que ha acaecido todo lo contrario…

Historias Relacionadas