España en emergencia nacional II: Renegociar el rescate o “ego te absolvo a peccatis tuis…”

“¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados” (St 5, 14-15).

Nada es Gratis A un paso del Bono Basura, hay que renegociar el “no rescate” Luis Garicano

España y Europa, se está quedando rápidamente sin opciones. Discuto a continuación las opciones que existen.

Opción 1: Europa nos salva (y se salva) en el último minuto

A. Alemania da su brazo a torcer y mutualiza (absorbe) la deuda

B. Usando el caos griego como excusa, el BCE da su brazo a torcer y monetiza la deuda

Opción 2: Nos salimos del Euro

Opción 3. Ok ¿hay alguna opción no nuclear a estas alturas?

Anuncios

España en emergencia nacional: “No queremos volver a la España de los 50”

¿Cuántos meses vengo abogando eso mismo? Más de un año seguro. Un gobierno de unidad nacional con las mejores cabezas de este país, independientes del poder político. Finalmente la situación económica y política española ha alcanzado el punto más crítico desde hace décadas.

Nada es Gratis En El País: “No queremos volver a la España de los 50,” de Jesús Fernández-Villaverde, Luis Garicano, Tano Santos

EL PAÍS: No queremos volver a la España de los 50, por Luis Garicano, Tano Santos y Jesús Fernández-Villaverde (01.06.2012)

Eco en la red

La Stasi, la Fracción del Ejército Rojo (RAF), Benno Ohnesorg. 11-M, EL PAÍS y Hermann Tertsch.

Siempre me ha interesado sobremanera el fenómeno terrorista que sacudió Alemania décadas atrás.

Marta  -un saludo- ha anotado prolijamente, a diferencia de los medios de (in)comunicación españoles -tan profesionales ellos.

Vía Barcepundit (a su vez vía Internet Política) -saludos a José y Montse- llego a este interesante artículo de opinión.

ABC.es El estudiante Ohnesorg en Atocha, Hermann Tertsch

LES voy a contar hoy una confidencia -ha pasado ya mucho tiempo- sobre los prolegómenos de mi salida de mi anterior diario [EL PAÍS]. Fue el primer incidente serio que tuve con la emergente secta de guardianes de unas esencias que eran sólo suyas. Hoy controlan la casa. Tanto, que en la redacción se habla en voz muy baja, como en los bares de Hernani, como en el Palacio de La Moncloa, por cierto. El hecho es que vino un miembro de la citada tropa a mi despacho y me anunció que el comité de redacción tenía una denuncia anónima contra mí. Que se transmitiría al director. Le pregunté si era una broma. No lo era. Le dije que lo de la «denuncia anónima» sonaba muy feo. A camisas pardas y negras, a abrigos de cuero. Y pregunté por la identidad del denunciante. Se me negó. La denuncia llegó al director. Era un periodista y mandó a paseo a los denunciantes. Éstos prosiguieron con su misión de purificación ideológica y con otro director consiguieron su propósito. Mi delito había sido declarar en televisión que yo tenía un mar de dudas sobre el trasfondo del atentado del 11-M. No esbocé una tesis propia ni me adherí a ninguna otra con o sin conspiraciones que me parecen disparatadas. Sólo dije que dudaba. Mi puñetera manía de albergar dudas sobre la verdad decretada. Hoy estoy seguro de que algún día se tendrá que volver a hablar del 11- M. Y no desde la marginalidad o el interés por un titular forzado.

Quizás no haya que esperar más de cuatro décadas, lo que ha tardado en llegar el espectacular giro en el caso de la muerte del estudiante izquierdista Benno Ohnesorg, abatido a tiros por el policía Karl Heinz Kurras. Fue durante una manifestación el 2 de junio de 1967. El asesinato de Ohnesorg -a manos de la policía «capitalista y fascista»- fue el detonante del movimiento violento de protesta que sacudiría a Alemania. Y generó las bases para el terrorismo alemán, tanto del llamado significativamente «2. Juni» como de la Fracción del Ejército Rojo (RAF) que durante muchos años mantuvo en estado de excepción -en algún momento contra las cuerdas- a la RFA. La muerte de Ohnesorg dividió a la sociedad, puso en riesgo la democracia y causó la muerte de decenas de inocentes. Ahora, 42 años después -como resultado del análisis de los archivos de la policía política (Stasi) de la Alemania comunista (RDA)- se ha sabido que Kurras, el policía que disparó a matar a Ohnesorg, era un miembro de la Stasi infiltrado en la policía de Berlín oeste. Kurras, de 81 años, ya ha confesado.

Al izquierdista Ohnesorg lo mató la izquierda comunista. Para desestabilizar a la RFA, sembrar el odio y cambiar su historia

Historias Relacionadas

Xavier Roig: s’ha incrementat un 20% la diferència de productivitat alemanya amb l’espanyola des de 1999

Des de gener del 2006 (a la bitàcola de Quiñonero) estic denunciant la constant pèrdua de competitivitat / productivitat de l’economia espanyola i, especialment de la catalana sense que els mitjans es facin ressò.

Nihil Obstat -> Avui Crisi Buscada Xavier Roig

…L’ENTRADA EN VIGOR DEL MERCAT ÚNIC, la introducció de l’euro i els tipus d’interès baixos, han fet la resta. Sense cap esforç, un mateix pis es multiplicava de preu. El patrimoni dels espanyols s’anava incrementant… sense treballar. Fantàstic! La irresponsabilitat dels que governaven, i dels individus també, ha estat fenomenal. La realitat final és que, per diverses raons, ens hem acostumat a no treballar suficient (o a no fer-ho prou bé) per cobrir el nivell de vida del que gaudim. És allò que els catalans tant critiquem a andalusos i extremenys quan parlem de dèficit fiscal.

D’ençà de l’any 1999, la productivitat espanyola ha baixat un 8%, mentre l’alemanya pujava un 12% (un 20% de diferència!). Quan la Volkswagen planteja la possibilitat que potser interessi més fabricar el model Q3 d’Audi a Alemanya, no ho fa pas per fer la guitza a Seat (els de la VW no són imbècils, la Seat és una empresa 100% seva!). El dilema ve del fet que, malgrat uns salaris més elevats que els nostres, els alemanys poden produir, fins i tot, més barat

Sophie Scholl: los últimos días (2005). La banalidad del mal (Hannah Arendt).

Sophie Scholl: los últimos días (2005)Anoche, durante su visionado (tras la recomendación de Antonio Castillo Algarra en UTI), me sentí identificado con el personaje, que justifica las acciones no violentas contra el nazismo por el dictado de su conciencia, al igual que me sucede a mí con el nacionalismo excluyente catalán (salvando las enormes distancias).

Me emocioné y llegué a sentir literalmente un nudo en la garganta por la magistral interpretación de la actriz Julia Jentsch.

El Instituto Independiente Sophie Scholl: Una vida de coraje Wendy McElroy

…La banalidad del mal

El retrato del mal que hace la película resulta fascinante. “Mal” es la palabra adecuada. Sophie está siendo procesada por un sistema que desea eliminarla por decir la verdad y tener el coraje de decir “no”. Se defiende y emplea solamente medios pacíficos. A medida que se aproxima la ejecución de Sophie, su dignidad es tan impresionante que un guardia femenino quebranta las reglas de la prisión para permitir que Sophie se reúna por última vez con los igualmente condenados Hans y Christoph. Sin embargo esta misma guardia es un eslabón voluntario en la maquinaria que está diseñada para destruir a la joven a la que admira…

Leer más de esta entrada