Yo también soy de las cloacas, fascista y un mal catalán que se come crudos a los niños catalanes… Lemas naucópicos.

El desvarío totalitario presente en muchos de los seguidores del nacionalismo excluyente catalán lleva a descalificar personalmente a quien no comparte sus tesis. Si está mal a nivel personal, es inaceptable desde medios de (in)comunicación subvencionados con dinero público de todos los catalanes que se dedican a sembrar el odio al contrario

lavozdebarcelona.com ‘El Estado ha activado de una forma indirecta todos sus aparatos de cloacas. […] Un ejemplo es LA VOZ DE BARCELONA que (viendo y estudiando los currículos de muchos de sus promotores y profesionales) es una web donde se pueden encontrar ultras históricos, franquistas y personas cercanas a las cloacas’

Crónica de Tribuna.cat, diario controlado por el ex secretario de comunicación de la Generalidad Miquel Sellarès, publicada este miércoles bajo el seudónimo Col·lectiu Joan Creixell… También ha continuado una bien planificada campaña de la prensa nacional española que hace de ‘gota malaya’ con informaciones controladas y dosificadas por la cloaca central. Así, se han empezado a crear herramientas en el campo digital con el propósito de combatir las publicaciones digitales catalanas, unas publicaciones que, ellos bien lo saben, son líderes de audiencia.

Un ejemplo es LA VOZ DE BARCELONA que (viendo y estudiando los currículos de muchos de sus promotores y profesionales) es una web donde se pueden encontrar ultras históricos, franquistas y personas cercanas a las cloacas. En esta fase también han empezado a participar grupos organizados de ‘trileros’ de la información y la contrainformación, los cuales han empezado una campaña de extorsión y acojonamiento de políticos, universitarios, periodistas y miembros de la sociedad civil. Estudiando y construyendo historiales, estos grupos van filtrando intencionadamente -a veces con sutileza y otras chapuceramente- dossiers con los que incluso algún medio catalán democrático ha caído en la trampa de ayudar a difundir estas informaciones suyas y campañas difamatorias…

Repito los lemas nauscópicos:

Pensar con libertad es una cosa buena. Pero pensar bien es algo mejor (Thomas Thorild). Los hechos son sagrados, la opinión es libre (Hubert Beuve-Méry, Charles A. Dana, CP Scott). Primero son las personas (maty).

  1. Pensar con libertad es una cosa buena. Pero pensar bien es algo mejor (Thomas Thorild).
  2. Los hechos son sagrados, la opinión es libre (Hubert Beuve-Méry, Charles A. Dana, CP Scott).
  3. Primero son las personas (maty).

Historias Relacionadas

Acerca de maty
Nauscopio Scipiorum

5 Responses to Yo también soy de las cloacas, fascista y un mal catalán que se come crudos a los niños catalanes… Lemas naucópicos.

  1. Daniel dice:

    Gracias, Maty. Un saludo.

    • maty dice:

      Dani, pasan los años y la gota malaya va causando efecto, todavía muy escaso ante la ceguera sectaria reinante.

      En este segundo semestre la economía española va a caer a plomo y muchos echarán pestes también de la partitocracia nacionalista gobernante estos años, responsable del agujero de casi 50.000 millones de euros en las cuentas públicas de la Generalitat.

  2. maty dice:

    LECTURA MUY RECOMENDADA

    lavozdebarcelona.com El laboratorio de la nueva ultraderecha Juan Antonio Cordero Fuertes

    ¿Por qué en Cataluña? El efecto del nacionalismo orgánico

    Uno de los elementos diferenciales más obvios de Cataluña respecto a otras regiones con fuerte inmigración es la existencia de un movimiento nacionalista e identitario que, desde el restablecimiento de la democracia, ha sido hegemónico entre las clases dirigentes locales y frecuentemente decisivo en la vida política española. Ello ha condicionado la vida política local y ha tenido una influencia decisiva en la legitimación mediática, institucional y social de los discursos identitarios excluyentes. Por mediación del nacionalismo y los aparatos político-sociales, mediáticos e institucionales en los que este se apoya, la sociedad catalana se ha acostumbrado a observar con desconfianza y prevención todo aquello que pueda perturbar los valores comunitarios considerados vertebradores de la identidad colectiva (lengua, tradiciones, cultura, etcétera), así como a dar prioridad a su preservación sobre otras consideraciones de carácter cívico o democrático.

    El nacionalismo catalán, liderado por CiU, no ha sido el único que ha jugado en las últimas décadas un doble papel de fuerza hegemónica local y árbitro nacional; también lo ha hecho el nacionalismo vasco liderado por el PNV. En cierto sentido, tras la desintegración de la extrema derecha nacionalista de inspiración franquista, los nacionalismos subestatales catalán y vasco han ocupado el espacio que en otros países de Europa monopolizan las formaciones identitarias de ultraderecha, visceralmente nacionalistas en su mayor parte. En esta línea, se puede afirmar que los reflejos y las tentaciones típicas de la derecha populista sociológica se han afirmado y extendido en España a través de los cauces, discursos y reivindicaciones de carácter regionalista, nacionalista subestatal, lingüístico o cultural. Tanto CiU como el PNV, ambos procedentes del espectro sociológico de la derecha conservadora y clerical, han conseguido crear desde el restablecimiento de la democracia una dinámica identitaria donde la retórica del populismo de derechas -la distinción entre “nosotros” y “ellos” como categorías identitarias excluyentes, enfrentadas y disjuntas; la estigmatización de chivos expiatorios, interiores o exteriores a la sociedad, señalados como los únicos responsables de los problemas “propios”; así como una visión orgánica de las sociedades donde la pluralidad identitaria y las diversidad de opiniones son vistas con desconfianza, cuando no abierta hostilidad- tienen todo su lugar. Esta retórica, hegemónica e incontestada durante mucho tiempo en la política autonómica catalana y (en menor medida) vasca, ha preparado el terreno a la consolidación de una nueva extrema derecha con amplia capacidad de crecimiento, de la que la Plataforma per Catalunya es, por el momento, su expresión más prometedora.

    Esta lógica de confrontación y repliegue identitario se ha construido específicamente contra lo español, caracterizado como ajeno y hostil; pero, en el caso catalán, ha acabado prefigurando una actitud social e institucional recelosa y defensiva, excluyente, ante la inmigración, cualquier inmigración. Pese a la querencia oficial por presentar Cataluña como tierra de acogida y del compromiso proclamado en favor de la unidad civil de Cataluña y de la integración entre “los de aquí” y “los de fuera”, el nacionalismo (sin distinción de derechas e izquierdas) ha hecho todo lo posible por conseguir la asimilación/conversión identitaria de los ciudadanos españoles que se desplazan a Cataluña y la marginalización de los catalanes no nacionalistas; una estrategia que podría extenderse a los inmigrantes extranjeros. Este asimilacionismo no se ha desarrollado en nombre de la ciudadanía o de los valores democráticos o cívicos compartidos, sino en nombre de una uniformidad identitaria soñada (la lengua, las tradiciones, los mitos) que sigue siendo imposible de encontrar en una sociedad diversa y dinámica como la catalana…

  3. maty dice:

    lavozdebarcelona.com / La Ira de Barcelona Todos somos Candela Peña y no todos somos Montserrat Carulla Federico Llosa Marsé

    Comenté en posts anteriores mis críticas a los Premios Gaudí -por su evidente creación al servicio de esa ideología hegemónica hoy en Cataluña- y a los límites a la libertad de opinión y expresión que, en esta Comunidad Autónoma, algunos pretenden imponer mediante la presión y la censura al que piensa diferente, como le sucedió recientemente a Carmen Machi.

    Ahora el desencuentro lo ha sufrido Candela Peña, galardonada en los citados premios como mejor actriz secundaria. Sus pecados: hablar en español y no aplaudir a Montserrat Carulla, Premio de Honor de esta edición- al manifestarse independentista. Consecuencia: la crítica presta de ciertos compañeros que han venido viviendo confortablemente a costa de las subvenciones, como el inefable comunicador Toni Soler o la actriz Txe Arana, y la de ciertos cobardes energúmenos que pululan por las redes sociales amparados en el anonimato.

    Los que pretendemos vivir algún día en esa sociedad, soñada por muchos, a la que hacía referencia al principio no podemos quedarnos callados ante quien moleste el ejercicio ajeno de derechos fundamentales o perturbe el derecho a usar la lengua común de todos los españoles.

    No se han respetado los derechos de Candela –que son universales, es decir, de todos-, pero, sí la opinión de Montserrat –que es, muy respetable, pero por muy mayoritaria que sea, particular de ella dentro del debido pluralismo ideológico existente-. Cuando se atacan los primeros, nos atacan, en definitiva, a todos; claro que algunos pretende anteponer una supuesta legalidad democrática a la legalidad jurídica -¿se acuerdan?-. Como en las repúblicas bananeras.

"Age quod agis et bene agis" - Hagas lo que hagas, hazlo bien

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s