El Imparcial de Anson: diseño antiguo, sin pulir y cutre

He quedado impactado por el diseño de El Imparcial, el nuevo medio que dirige Luis María Anson. He tenido la sensación de un viaje al pasado, por lo desfasado de su diseño. Un diseño sin pulir, impropio.

El Imparcial, nacimiento

Cuando nacieron ADNS.es, Público.es y soitu.es no anoté, al considerar que no era mi negociado, pero esta vez no puedo guardar silencio ante lo perpetrado (no entro en los contenidos).

Si echamos un vistazo al código nos puede dar un ataque. Es Web 0.5 por decir algo.

Y no aprenden, el filtrado de la publicidad es en extremo sencillo.

Resumiendo: soy el pagano y me presentan ese bodrio y se me oye en el edificio de al lado. O, en otras palabras ¿quién se ha quedado el dinero?

Los responsables del diseño debieran ser (re)conocidos, para evitarlos en el futuro. Siento vergüenza ajena.

 

Historias Relacionadas

Anuncios

Acerca de maty
Nauscopio Scipiorum

6 Responses to El Imparcial de Anson: diseño antiguo, sin pulir y cutre

  1. JL says:

    Coincido contigo. Pero no sólo el diseño está poco púlido, a mi me da la sensación de que El Imparcial está poco rodado, he encontrado erratas, alguna tan llamativa como poner un titular diciendo una cosa y al seguir el enlace de la noticia encontrar justo lo contrario. En mi blog he dejado un pantallazo.

  2. maty says:

    Las erratas y el rodaje se solucionarán en unos días. Ahora bien, el diseño está planificado, esa es la gran diferencia.
    Lo del código es de nota. Es increíble el desprecio a la usabilidad y, lo que es más grave por aquello del negocio, a los robots de los buscadores.
    Y luego está la estructura de la página y demás, sobre la cual también hay bastante que escribir.
    A alguien se la han metido doblada. Espero que tomen conciencia de ello y rectifiquen prontamente, mas temo que seguirán la habitual práctica hispana de mantenerse en el error, equivocándose. Ese ahora, en los comienzos, cuando las rectificaciones implican menos trabajo.
    Y me indigna porque ese diseño sigue cualquier filosofía menos la búsqueda de la EXCELENCIA. En aficionados, es tolerable, pero no en profesionales.
    Que alguien le haga llegar a Luis María Anson esta anotación. En fin, no me pagan por ello.
    PD: en unas horas, actualización de los filtros antipublicidad, con dedicatoria a los programadores del engendro. Porque han demostrado no entender internet, anclados en el pasado. Vamos, hay material para escribir unas cuantas anotaciones, explicando lo que NO se tiene que hacer.

  3. Jesús says:

    Es vergonzoso este medio. He intentado buscar un mail al que mandar varios links por si les apetece cambiar algo pero sólo te permiten mandarles cartas o llamarlos por teléfono.
    En cada visita me doy cuenta que me quedé corto al escribir mi análisis.
    Un saludo y gracias por el enlace 😉

  4. Angel says:

    Puestos a cambiar, tendrían que empezar por el nombre, porque a estas alturas insistir tanto con la imparcialidad (“El Imparcial”, “Editorial Imparcial de Occidente”) resulta bastante cómico. Nadie es imparcial, y menos los medios de comunicación de este tipo.
    Por lo demás, los resultados obtenidos son “casi lógicos” cuando se intentan hacer las cosas en internet con los mismos métodos e ideas “de toda la vida”. Hay muchos ejemplos, pero al final sólo triunfan los que saben adaptarse (y no tener un mail de contacto o un foro de opinión no demuestran mucha adaptación al medio).

  5. maty says:

    La imparcialidad está sobrevalorada: ante el mal no se puede, no se debe, ser imparcial.
    Lo que hay que hacer es separar nítidamente información de opinión, facilitando al lector las herramientas, enlaces, referencias a lecturas… para que pueda conformar su propia opinión.
    Respetando siempre los hechos/datos, no adulterándolos ni silenciándolos o minimizándolos.
    En los medios españoles, ni uno sigue esa práctica, ni uno, de ahí su descrédito generalizado.
    Y en la blogosfera, casi otro tanto. ¿Alguien sabe de un equivalente a esta bitácora? Con mejor o peor fortuna, pero se intenta, mientras que otros ni eso.
    La diferencia radica ahí, en la INTENCIÓN. La de los medios es conseguir influencia política, poder para luego crear un imperio mediático protegido desde el poder político de turno, ni más ni menos.

    Muchos, ilusos, no se dan cuenta que están siendo utilizados, manipulados y pastoreados por dichos medios para lograr otros fines.

"Age quod agis et bene agis" - Hagas lo que hagas, hazlo bien

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s