Educación para la Ciudadanía: ¿IMPOSICIÓN desde el Estado de una ética privada? Tal vez.

Para opinar con rigor

Hasta ahora he evitado pronunciarme sobre la polémica al respecto de la nueva asignatura Educación por la Ciudadanía. Y así seguiré un tiempo, puesto que no he ido directamente a las fuentes para poder opinar públicamente desde el rigor. Sin embargo, gracias mi apreciado JJG Noblejas [Scriptor.org], he llegado a este artículo de Alejando Llano (tan querido a su vez por Montse Doval [Internet Política]) que he decidido compartir contigo, lector.

De anteponer mi visión de la realidad, caería en el sectarismo, que tanto denuncio. En la medida de mis posibilidades, procuro respetar la pluralidad a la hora de seleccionar las referencias y reseñas.

Leed y juzgad, pues se supone sois capaces de pensar por vosotros mismos. ¿O preferís seguir las consignas de otros?

 

Juan me ha enviado un correo crítico ¿no es mejor escribir un comentario?, con dos enlaces a la bitácora de José Antonio Marina, que incorporo.

Ahora creo que la anotación está correcta, al facilitar el acceso al texto, a las opiniones de uno de sus impulsores, y a opiniones contrapuestas. Si alguien considera que me dejo algo… ¡que avise!

  1. Juan -> s|m Educación para la Ciudadanía y Derechos Humanos Currículo oficial de EpC para ESO  05.07.2005
  2. Movilización Educativa Papeles para la movilización educativa. Propuesta nº 2: Educación para la Ciudadanía
  3. Movilización Educativa Como escribir un libro de texto

 

Reggio Educación para la ciudadanía, de Francesc de Carreras en La Vanguardia  05.07.2005

…Por lo tanto, a mi parecer, la educación para la ciudadanía está justificada como asignatura, y el peligro de adoctrinamiento, muy cierto, no es insalvable.

Ahora bien, ¿cuáles son las razones alegadas por los obispos y por otros sectores que también se oponen a la asignatura en cuestión? Se trata de argumentos centrados en que este tipo de enseñanzas pertenecen al ámbito familiar, una esfera en la cual la escuela pública no debe entrometerse. Ciertamente, estos argumentos no son menospreciables y las suspicacias están justificadas.

El peligro de que los poderes públicos se interfieran en cuestiones del ámbito privado sobre las cuales deberían decidir libremente las personas individuales es hoy muy real…

¿Cuáles son, en general, los límites que un Estado democrático no debe traspasar? Ante todo hay que advertir que, desde una perspectiva liberal-democrática, el Estado no es un fin en sí mismo -como sí lo es desde una perspectiva totalitaria- sino un medio, un mero instrumento, creado por los hombres para garantizar su propia libertad e igualdad o, como decía Rawls con precisión, la “igual libertad” de todos. Así pues, los hombres han nacido libres e iguales y el Estado únicamente debe limitarse a garantizar aquello que ya son desde su nacimiento: libres e iguales en derechos. Cualquier actuación del Estado debe justificarse en esta finalidad.

Otra cosa es cómo se impartirá, en la práctica, esta asignatura.

 

Nihil Obstat Més sobre l’Educació per a la Ciutadania  05.07.2005

Coincideixo amb Carreras que, sobre el paper, el temari que recull el reial decret1631/ 2006 sembla raonable. El problema és que es tracta d’un temari tan ampli que sembla difícil que es pugui abordar satisfactòriament. És a dir, alguns dels continguts, sobre els quals no hi ha consens científic o que no responen a una determinada disciplina concreta, poden ser enfocats de maneres no només diferents sinó contraposades i contradictòries.

Tinc la impressió que aquesta assignatura, tal i com està concebuda, es convertirà en un cavall de batalla ideològic d’aquells mestres i professors més “compromesos” i “militants” de la dreta i de l’esquerra. Esdevindrà una tribuna, un podi o un púlpit des d’on es predicarà la maldat intrínseca o la bondat maravellosa de la globalització, el multiculturalisme o el pacifisme.

En aquest camp de batalla, i al·legant els professors la seva llibertat de càtedra, ningú no podrà sentenciar qui té raó i qui no, perquè tothom estarà defensant la seva “veritat” ideològica o moral. I la víctima de tot plegat no serà altra que l’alumne

 

Arcadi Espada -> EL PAIS ¿Ciudadanos o feligreses?, Fernando Savater – 11:35

…Sin embargo, parece que los jerarcas eclesiásticos no están dispuestos a que nos olvidemos en España de los aspectos más nefastos de la influencia religiosa en el orden social. La campaña contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que incluso lleva a algunos orates de confesionario a promover nada menos que la objeción de conciencia de alumnos y profesores, constituye una muestra abrumadora de la manipulación descarada de la ignorancia popular que ha sido durante siglos marca de la Santa Casa. Se engaña con descaro a la gente diciendo que esta materia interfiere con el derecho de los padres a educar moralmente a sus hijos, que sólo los padres poseen tal derecho y que, si el Estado intenta instruir en valores, se convierte en totalitario o al menos en partidista (esto último por culpa de Gregorio Peces-Barba, al que creíamos un bendito). ¡Cuánta ridiculez!…

Afortunadamente, en este caso basta con consultar el texto constitucional para salir de dudas. En efecto, el punto tercero del artículo 27 de nuestra Carta Magna establece que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Pero antes, el segundo dice que “la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”. Los padres tienen derecho a formar religiosa y moralmente a sus hijos, pero el Estado tiene la obligación de garantizar una educación que desarrolle la personalidad y enseñe a respetar los principios de la convivencia democrática, etc. ¿Acaso esta tarea puede llevarse a cabo sin transmitir una reflexión ética, válida para todos sean cuales fueren las creencias morales de la familia?…

Este planteamiento nada tiene que ver con los excesos del sectarismo izquierdista, como creen o fingen creer los ultramontanos. En su libro La justicia social en el Estado liberal, Bruce Ackerman lo describe así: “El sistema educativo entero, si se quiere, se asemeja a una gran esfera. Los niños llegan a la esfera en diferentes puntos, según su cultura primaria; la tarea consiste en ayudarles a explorar el globo de una manera que les permita vislumbrar los significados más profundos de los dramas que transcurren a su alrededor. Al final del viaje, sin embargo, el ahora maduro ciudadano tiene todo el derecho a situarse en el punto exacto donde comenzó, o puede también dirigirse resueltamente a descubrir una porción desocupada de la esfera”. El proyecto de Educación para la Ciudadanía va en esta dirección liberal, y probablemente hará falta cierto rodaje hasta que perfile sus contenidos y los profesores acierten con el método de enseñanza. No todos los manuales serán igual de adecuados (ya rueda alguno deplorable por ahí, junto a otros buenos), pero lo mismo pasa en historia, literatura… o ética, asignatura que nadie consideró totalitaria a pesar de que “competía” con la enseñanza moral familiar…

 

Conoze.com Paradojas éticas, Alejandro Llano Cifuentes

…A un Estado que se encuentra ahora en semejantes manos se le encomienda la educación moral de los jóvenes a través de Educación para la Ciudadanía. La base ética de una ciudadanía sana es decir la verdad y su derecho básico consiste en no ser engañada. Ahora bien, el Gobierno que ha impuesto [*] esta asignatura como obligatoria está mintiendo sistemáticamente al pueblo español en lo que concierne a sus conversaciones y pactos con una banda terrorista y con los grupos políticos que la representan. ¿Es éste un ejemplo de recta ciudadanía que se pueda presentar a los alumnos? La paradoja se aproxima peligrosamente en este tema a la contradicción.

Según Aristóteles, en la ciudad perfecta el buen hombre es idéntico al buen ciudadano. Pero no hay ciudades perfectas. De manera que, en la práctica, no es lo mismo el buen ciudadano que la buena persona. El propio Estagirita admite que a quienes rigen la ciudad les corresponde educar a los ciudadanos por medio de leyes justas. Pero no se le ocurre referir esta enseñanza ética a todos los aspectos de la moral humana. Transfiriendo esta teoría clásica a la actualidad, resulta que en todas la democracias normales y corrientes la educación cívica —que muchas veces no configura una disciplina determinada— se refiere a cuestiones del ámbito público, tales como el conocimiento de la constitución, la historia patria, la solidaridad entre los ciudadanos, la urbanidad cívica o civismo, la necesidad de pagar los impuestos justos, la posibilidad de ejercer la objeción de conciencia, y asuntos de este tipo. En ninguna democracia liberal, que yo sepa, se incluyen en esta vertiente formativa las concepciones más profundas y personales. Si se intenta, el tufo a totalitarismo y manipulación es inevitable.

De ahí la lógica indignación de muchos españoles cuando entre nosotros se pretende abordar oficialmente temas como la condición humana, la identidad personal, la dimensión afectivo emocional, la ideología de género, la democracia en la escuela o el pleno reconocimiento y protección de la homosexualidad. Intromisión y adoctrinamiento se llama esta figura

 

Historia Relacionada

Allá cada cual con su ideología, religión, escala de valores… mientras NO QUIERAN IMPONÉRMERLOS [*] y NO ATENTEN contra mis derechos constitucionales y humanos.

Acerca de maty
Nauscopio Scipiorum

5 Responses to Educación para la Ciudadanía: ¿IMPOSICIÓN desde el Estado de una ética privada? Tal vez.

  1. Juan says:

    Maty, no pretendía más que llamar la atención sobre un aspecto de las críticas que se han vertido sobre la asignatura de educación para la ciudadanía. A saber: los remilgos habituales con que se ve siempre toda educación sexual por parte del Estado. De totalitarismo a adoctrinamiento, pasando por formación de maricones, hemos oído de todo. Lo que no entiendo es por qué se rechaza una asignatura con la que se está probablemente de acuerdo en un 80% de los contenidos y por qué a estas alturas la aceptación de realidades como la homosexualidad, la transexualidad o los diferentes tipos de familia resulta tan problemático.
    En fin, te apunto otro enlace con bastante información sobre la EpC:
    http://www.ciudadania.profes.net/ver_apartado.aspx?id=4124
    Saludos

  2. maty says:

    Otro enlace, éste más problemático, pero también de interés, según mi parecer, filtrando las innecesarias descalificaciones. ¿Por qué gusta tanto encrespar al lector en vez de centrarse en la argumentación?
    LIBERTAD DIGITAL Educación para la ciudadanía y el totalitarismo Pío Moa

    …¿Están seguros Savater, Marina, etc. de que sus “reflexiones éticas” tienen el enorme valor que ellos les atribuyen? ¿Están seguros de que son realmente democráticas, teniendo en cuenta la amplísima experiencia histórica de atrocidades cometidas en nombre, cómo no, de la libertad, la ciencia y el progreso? Ningún intelectual, ninguna persona sensata, puede estar seguro de ese valor, y la soberbia de Savater y de Marina a este respecto llama realmente la atención. Un valor, además, negado desde el momento en que ellos mismos, con toda su supuesta lucidez, “olvidan” el carácter del Gobierno al que sirven. Pero la posibilidad de ejercer el poder les nubla la vista ante los hechos más crudos.
    Tocqueville previó esta tendencia a crear un “poder tutelar que se asemejaría a la autoridad paterna si, como ella, tuviera por objeto preparar a los hombres para la edad viril; pero, por el contrario, no persigue otra cosa que fijarlos irrevocablemente en la infancia”. Una infancia permanente, tutelada por los que “saben”.
    Cabe preguntarse si un poder acreditadamente democrático y virtuoso no podría imponer una auténtica educación para la ciudadanía. En el momento en que se propusiera tal cosa, sospecho, dejaría de ser democrático y virtuoso.

  3. maty says:

    El gran error, como en tantas otra políticas de este gobierno del PSOE de Zapatero, y del anterior del PP de Aznar es no buscar el consenso para ciertas leyes, como las relativas a la educación. Por unos y por otros, la cuestión se está enfangando, perjudicando a los alumnos.

    Es lo que pasa cuando se antepone el sectarismo ideológico al Bien Común.

    Scriptor.org EpC: una guía para identificar posturas

    Ahora surge la cuestión vidriosa: ¿se puede imponer una materia que lleva consigo tales problemas objetivos (…)? Yo [Olegario González de Cardenal] veo tres razones para no imponerla y repensar toda la cuestión desde el consenso.
    En primer lugar la memoria histórica de España: cada vez que se ha impuesto algo semejante, sea en la II República sea en la España de Franco, los resultados han sido nefastos. No valen ni el rechazo irresponsable ni el trágala violento.
    En segundo lugar la experiencia de un institución tan vieja como la Iglesia en sus concilios desde Nicea (325) al Vaticano II (1962-1965). Para las cuestiones de procedimiento o método se siguió siempre regla de meras mayorías, pero cuanto se trataba de contenidos doctrinales nunca se decidía como obligatorio en la fe algo que no fuera compartido por la inmensa mayoría o casi unanimidad moral.
    La tercera razón es el ejemplo de las grandes naciones como Alemania, en las que las materias que afectan al fondo del país, como la educación y la política exterior, se consideran cuestiones de Estado y se resuelven por consenso entre los grandes partidos.

  4. maty says:

    Cotizalia Por qué me encanta esta crisis S. McCoy

    ¿Cuáles? En primer lugar, una fulgurante recuperación de la austeridad como modo de vida. Es un concepto mucho más amplio que el de frugalidad, contención impuesta o no a la hora de tomar decisiones de gasto y/o consumo. Una reducción semántica lícita, en cuanto refleja de modo inmediato el efecto de la incertidumbre o la carencia sobre el ciudadano, pero excesivamente restrictiva, a juicio de quien esto escribe. La austeridad no es únicamente privación, sino que va más allá. Es reconocer el valor de las cosas, apreciar el esfuerzo necesario para obtenerlas y tener la disponibilidad de ánimo de conservarlas. Es, en definitiva, adecuar las necesidades de cada uno a los parámetros de la normalidad. Vivir según las propias posibilidades. Poner cada cosa en su sitio. Se dice tradicionalmente que no es más feliz quien más tiene sino quien menos necesita. Permítanme que les diga una cosa: es una verdad como un templo. Y ojalá que, aunque pueda venir impuesta al principio, la austeridad llegue para quedarse. Ha llegado la hora de dejar de mirar al vecino y vivir la propia realidad.
    En segundo término, va a resurgir la figura de la autoridad. Mientras es el hombre el que gobierna su propio barco, sobran los consejos. Pero en medio de la tempestad, cuando la nave parece que zozobra, se pone de manifiesto la necesidad de una guía adecuada que ayude a capear la borrasca. No me estoy refiriendo a lo que a primera vista pueden entenderse por prescriptores. Políticos, medios de comunicación e incluso jueces han perdido, salvo contadas excepciones, su papel como tales a través del proceso de degeneración de intereses que ha contaminado su actividad en los últimos años. Estoy hablando, por el contrario, de esas figuras que tradicionalmente han contribuido a fijar la escala de valores de la sociedad. Padres y profesores, fundamentalmente. Volverá a estar de moda, como figura emergente en los próximos meses e incluso años, un monosílabo olvidado: NO. El pilar de cualquier educación. Y se redescubrirá la libertad no como la posibilidad de elegir entre las múltiples alternativas que pueden determinar mi rumbo vital sino como la coherencia que se deriva de aquél que, sabiendo dónde quiere llegar, toma las decisiones correctas…

  5. maty says:

    Francisco Llinares Coloma Carta abierta para el Sr. Ministro de Hacienda

    El último fin de estas medidas es que los españolitos no pierdan dinero en la bolsa, por lo que, lógicamente, la contrapartida obligatoriamente se la tendrán que dar inversores extranjeros no sujetos a este plan fiscal de protección de patrimonios patrios. Esto producirá un flujo de capitales hacia España vía beneficios. El dinero que pierdan los extranjeros que operen contra la tendencia primaria, lo irán ganando paulatinamente los españoles. No necesito decirle lo bien que le vendrá a las arcas públicas esta importación de dinero sin necesidad de exportar ningún bien a cambio. Sería también una manera rápida y barata de aumentar la productividad de la que tanto se habla…

    Por si alguien piensa que esta medida sería una intromisión en el libre albedrío de los ciudadanos y socavaría los derechos constitucionales, a continuación expongo algunas normas que me parecen mucho más humillantes y que son impuestas desde hace muchos años a las personas adultas con la mayor naturalidad:
    Se multa por no llevar puesto el cinturón en los automóviles, cuando el único que puede resultar perjudicado es el propio interesado.
    Se obliga a los trabajadores y autónomos a cotizar a la seguridad social aunque haya algunas personas que no piensen usarla nunca. Todo ello sabiendo que la seguridad social funciona bajo el concepto piramidal al más puro estilo Madoff.
    Se prohíben unas drogas y se legalizan otras que tienen unos efectos secundarios peores que las ilegales, y lo más gracioso: las más destructivas, caras y con los efectos más devastadores sobre la salud son las que están subvencionadas por la seguridad social.
    No se permite circular a los coches sin seguro obligatorio (a menos que seas insolvente y no valga la pena ponerte una multa porque no hay modo de cobrarla. Tampoco se incautan los coches viejos y malos que circulan sin seguro, porque sus dueños no van a recogerlos al depósito y son una molestia). Se obliga a pasar la ITV aunque el dueño del coche sepa que el vehiculo está en perfectas condiciones porque no lo ha sacado del garaje desde la última inspección.
    Se penaliza la eutanasia aunque el enfermo en plena lucidez mental la pida por compasión. ¿Quién es él para decidir sobre su vida?..

"Age quod agis et bene agis" - Hagas lo que hagas, hazlo bien

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: